Ernst Jünger e Islam

4/9/09

Junger_big

En 1998 murió Ernst Jünger a la edad de 103 años, un hombre que había hecho del «vivir de la propia energía por caminos ásperos» su verdadero objetivo. Un auténtico compromiso de soberanía personal. Algo que fastidia a muchos, sobre todo a aquellos que, con sus zarandajas para distraer la atención de una obra inmensa, ven en la figura de Jünger la estampa de un ser repulsivo.

¿Por qué? Básicamente, por ser incapaces de captar cuál es la dinámica del pensar y juzgar de Jünger, que es nueva, una vez que el materialismo dialéctico y el determinismo psicológico son dejado atrás. No toleran que este hombre singular confiera sentido profundo a la vivencia épica de la guerra; declare con descarada franqueza: «¡Al diablo con un tiempo que nos quiere quitar el coraje y los hombres!»; pero, sobre todo, anuncie que el siguiente siglo pertenece a los titanes, y que para atravesar el umbral de la nueva edad (superación que no puede ser la cristiana, como insiste), el Islam corresponde –desde el punto de vista titánico– a esta época.

Ciertamente, Jünger ha sacado la suprema intensidad vivencial del momento de la lucha. Pero también es cierto –como él mismo observó– que «la guerra no es un pastel que los bandos opuestos se reparten íntegramente entre sí; siempre queda un trozo que es común. Es la porción divina, que está sustraída a la contienda y que sustrae el combate a la bestialidad pura y a la fuerza bruta demoníaca».

Por todo ello, y en rigurosa aplicación de los principios de su buen amigo Carl Schmitt, habría que comenzar por un acto primario de auto-definición: señalar al enemigo. Ese enemigo que, aunque sufre toda clase de metamorfosis (FMI, OTAN, GATT, OCM, G-7, G-20, CEE, etc), no es otro que «Kufr», término coránico con que se designa el método subyacente y sistemático de control total sobre los seres humanos. Porque no hay más que dos opciones posibles: o contra el Islam o en el Islam, ésta es la verdadera elección del siglo XXI.


Yasin Trigo
(Sevilla, 1998)

 
Yasin Trigo - Templates para novo blogger